2 comentarios

Se acabaron las series en los entrenamientos de fuerza. CLUSTER TRAINING Por Dr. Boullosa

487120_394780437263426_2092420145_nDe siempre, el entrenamiento de fuerza se ha organizado en series (por ej. 4 series de 10 repeticiones; 4 × 10). La lógica de esta estructuración del entrenamiento con cargas obedece a que es la forma más fácil de mantener una relación trabajo-pausa a lo largo de la sesión permitiendo, además, la comparación entre sesiones con objetivos muy diferentes. Es evidente que no es lo mismo realizar 4 × 10 × 70% en press de banca descansando 2 min que descansando 5 min. Una menor recuperación implicaría un mayor estrés metabólico (por ej. mayor producción de lactato) y, teóricamente, una mayor hipertrofia. En esta lógica, predominaba el concepto de serie “al fallo”, esto es, realizar cada serie hasta la última repetición posible o “fallo muscular”. No pain, no gain” decían todos en la sala de pesas Sigue leyendo


Deja un comentario

Tipos de hipertrofia muscular: sarcomérica y sarcoplasmática

hipertrofiaAl hablar con cualquier persona aficionada a la musculación solemos encontrarnos con mucha gente que no sabe que existen dos tipos de hipertrofia muscular, y sus conocimientos solo llegan al mítico 4 series de 6-12 repeticiones, en este artículo intentaremos explicar un poco los dos tipos de hipertrofia muscular que podemos llamarlas: hipertrofia funcional o hipertrofia no funcional; ahora entenderéis por qué.

La hipertrofia se da principalmente por 3 causas: Aumento de las miofibrillas individuales, desarrollo de los recubrimientos musculares (tejido conjuntivo), y aumento de la vascularización, aunque algunos autores dicen que también puede haber una causa a mayores: la hiperplasia (aumento del número de fibras musculares), pero a día de hoy esto es un mito y no ha sido probado. Sigue leyendo


Deja un comentario

El consumo de L-Carnitina plantea dudas en la comunidad científica

carnitinaUn reciente estudio publicado en la revista Nature Medicine, indica que al parecer la suplementación con L-carnitina podría incrementar el riesgo de sufrir arterosclerosis. Hasta el momento todos hemos creído que el aumento de los niveles de L-carnitina mejoran el transporte de energía a nivel celular hasta las mitocondrias y así disponemos de más grasa para poder transformarla en energía y utilizarla en el ejercicio, aumentando su quema. Existe suficiente evidencia científica que demuestra que su utilización no produce una mejora en el metabolismo de las grasas. La ingestión de L-carnitina extra no produce un incremento en la concentración intracelular por lo tanto no se puede esperar un incremento de la quema de grasa. Sigue leyendo