Deja un comentario

Lesión de hombro: manguito de los rotadores

press-banca-barra-cerrado-flexionado

Una de las lesiones más frecuentes durante los entrenamientos de fuerza se produce en la articulación del hombro. Especialmente delicado es el ejercicio de press de banca, donde se ha podido constatar que un agarre más ancho de lo aconsejable (ancho biacromial o distancia entre los hombros) puede llegar a incrementar hasta un 60% el riesgo de lesión en el hombro, incluyendo la inestabilidad de toda la región anterior y el desgarro del pectoral mayor.

La lesión que se puede producir va desde una sobrecarga con inflamación y dolor, hasta una alteración progresiva del tendón, un atrapamiento e incluso una rotura, requiriendo, en este último caso la intervención quirúrgica. Este tipo de lesiones son más frecuentes a partir de los 40 años y pueden suponer una deformación muscular progresiva a medida que se realice el ejercicio de manera incorrecta y prolongada durante el tiempo, teniendo a su vez en cuenta, que a medida que se degeneren los tendones de la zona afectada, existirá mayor probabilidad de lesión.

La lesión del manguito de los rotadores puede afectar a cuatro músculos: el supraespinoso, el infraespinoso, el redondo menor y el músculo subescapular. El más sensible de todos los cuatro es el supraespinoso ya que tiene menos vascularización, es más superficial y se comprime contra el acromión en los movimientos y posturas forzadas o cargadas de peso.

En cuanto al tratamiento, variará dependiendo del tipo de lesión. En muchos casos se afectará el tendón, habrá un pequeño desgarro, o simplemente dolor, y podrá aliviarse con tratamiento conservador. Si se produce rotura (casos más graves), será necesario tratamiento quirúrgico. Algunas pautas generales:

  • Aliviar el dolor y la inflamación (medicación analgésica, reposo, hielo…).
  • Mejorar movilidad articular, en caso de que se haya visto reducida (ejercicios suaves específicos).
  • Tonificación y fortalecimiento muscular (también con ejercicios suaves específicos).
  • Evitar desequilibrios musculares y realizar medidas de prevención.

Para prevenir esta molesta lesión, que puede llegar a ser invalidante, es preciso observar en todo momento la postura y la posición de las manos intentando reducir la distancia de agarre, sin apenas tener que perder por ello potencia de ejecución.

Ante todo, calentar bien antes de entrenar, no forzar -nunca- los músculos con dolor y dar siempre prioridad a la técnica ante el deseo de aumentar peso.

Desde Naturbay te recordamos que el ejercicio físico es un hábito para toda la vida. Los entrenamientos deben ser tomados con calma, serenidad y equilibrio. Respira, disfruta y escucha tu cuerpo.

Anuncios